Cómo afecta la dieta a la salud bucodental

La alimentación es un factor clave para el buen funcionamiento del organismo. El tipo de dieta, así como los alimentos ingeridos, afectan a la salud general y a la de los dientes y encías.

Mantener una buena salud bucodental es importante para evitar patologías orales y enfermedades como el cáncer o la diabetes. A continuación, desde Clínica Dental Yanesdent Taco, explicamos la estrecha relación entre la alimentación y ciertas complicaciones en la salud.

Según la OMS el consumo diario de azúcar en la población adulta no debe superar el 5% de las calorías ingeridas, aproximadamente, unos 50g diarios. Sin embargo, en países como España esta cifra se dispara hasta un 16% del total de aportación de calorías diarias. La ingesta abusiva de azúcar, en especial de tipo refinado, favorece la aparición de enfermedades con graves perjuicios para la salud como la diabetes.

 

Patologías orales derivadas de una alimentación incorrecta

En el caso de la salud bucodental, el azúcar incrementa el riesgo de sufrir, entre otras patologías, caries dental. La caries es la enfermedad oral más común y afecta al 95% de la población adulta española*.  Los azúcares presentes en refrescos, zumos o alimentos procesados alimentan las bacterias presentes en la cavidad oral, favoreciendo su proliferación y produciendo ácidos que dañan el esmalte dental.

 

Además de controlar el consumo de azúcar es necesario seguir una alimentación equilibrada, con un aporte de vitaminas y minerales adecuado. Una dieta rica en frutas y verduras ayuda a fortalecer el tejido periodontal que será más resistente a agresiones externas o infecciones.

 

La periodontitis es la principal causa de pérdida dental, y entre el 60 y el 80% de la población adulta la sufre. Para evitar la aparición de esta patología, o frenar su avance, es importante consumir la cantidad apropiada de vitaminas y seguir una correcta rutina de higiene bucodental.

 

Qué y cuándo comer

Tan importante es la elección de los alimentos en una dieta, como el momento del día en el que se ingieren. En las comidas principales se produce una mayor cantidad de saliva que ayuda a mantener el Ph de la boca y, por lo tanto, a neutralizar los ácidos de la comida. Sin embargo, entre horas es más habitual el picoteo y el descuido de la higiene oral, lo que favorece la proliferación de bacterias.

Ingerir agua y no bebidas azucaradas también ayuda a prevenir la aparición de patologías orales. Beber dos litros de agua mantiene hidratado el organismo, lo que favorece la regeneración de los tejidos blandos, como las encías.

Desde Clínica Dental Yanesdent Taco recordamos que además de una alimentación sana y equilibrada, la higiene oral es imprescindible para una buena salud bucodental. El cepillado después de cada comida, complementado con el uso del hilo dental y el colutorio, evitan la acumulación de placa bacteriana y ayudan a fortalecer los dientes.

 

*Datos del Libro Blanco de la Salud Bucodental, Consejo General de Dentistas de España.